Anillo Kosher

Eran aproximadamente las 12:30 del mediodía y estaba caminando sobre la colonia Vista Hermosa, yendo rumbo a la Tienda Kosher que abastece a la comunidad judía que habita ahí. Tenía dos años sin ir. Me voy acercando…”¿Dónde está el anuncio de venta de pollo orgánico? No veo carros estacionados. Se ve vacío. Oh, oh. No puede ser…¡NO ESTÁ!”. Por un momento me asusté, y recordé lo que me habían comentado sobre la migración de judíos fuera de Monterrey por la inseguridad. Pensé lo peor, pero en eso ví una hoja que decía “Nos cambiamos de dirección. Terranova #200 esq. con Honduras”. Sentí un alivio al instante y pregunté por su localización.

Un guardia de seguridad del Club Israelita me indicó su ubicación exacta y le comenté que hacía dos años, había estado yendo para conocer más de la cultura judía. “Es la misma administradora. Tal vez sí se acuerde de usted”- comentó.
Al irme acercando, estaba emocionada y temerosa a vez. No quería que me vieran como una extraña ni ser inoportuna en las actividades del lugar.

Por fin llego a la nueva tienda Kosher: un exterior de acabado en ladrillo le daba una bonita presentación.
-Hola-le dije a una empleada- no sé si me recuerda, hace dos años vine porque estaba haciendo un trabajo de mi escuela.
-No, no me acuerdo bien…
Acto seguido, le hice preguntas rápidas sobre la comida. La administradora, una mujer de origen polaco, estaba hablando por teléfono y se veía que estaba muy atareada. Agradecí a la empleada, y tomé unas frituras. Mientras la administradora cobraba, traté que se acordara de mí.
-No sé si me recuerda. Hace dos años estuve viniendo por un trabajo sobre la dieta que llevan ustedes.
-No, creo que no. Imagínate, todos los días veo gente diferente.
-Qué bonito está su nuevo lugar. ¿Hace cuánto que se cambiaron?-pregunté.
En eso, noté que la administradora se fijó en el anillo del Maguen David que uso, desde hace casi tres años, en el dedo anular izquierdo. Su expresión cambió y me percaté de que sonrío.
-Ya llevamos casi un año. Todo está mejor aquí, gracias a Dios. Hacía falta un cambio, teníamos más de treinta años en el otro lugar-me dijo, con un tono de voz más tranquilo que el que tenía antes de que viera el anillo.
Me dió el cambio y le dí las gracias. No me atreví a decirle mi intención de volver a realizar trabajo de campo con ellos, pero definitivamente no fue en vano el haber ido hasta allá.
-Cuídate mucho-me dijo con una sonrisa y una mirada que denotaba confianza, al salir yo del lugar.
…Nunca había pensado yo en lo importantes que son los accesorios.Image

2 comentarios sobre “Anillo Kosher

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s