El cuaderno que salvó mi creatividad

Hace unas semanas me prestaron “30 steps to becoming a writer and getting published”, de Scott Eldestein. Admito que  sólo he leído los primeros capítulos, pero uno de los pasos clave que menciona es el de utilizar un cuaderno para escribir las ideas que tengamos. Así que tomé una libreta de tamaño francés que había dejado de utilizar y la convertí en mi cuaderno de escritora. Sigue leyendo “El cuaderno que salvó mi creatividad”

La vida es un cuento de hadas

Los cuentos de hadas han estado en mi vida desde mucho antes  que aprendiera a leer. Cuando cursaba el segundo año del jardín de niños, mamá compró un libro delgadito con una historia para cada día de la semana. A partir de ahí y por un corto tiempo, comenzó a comprar libros infantiles con el fin de que ella tuviera algo qué leer a  sus -en ese entonces dos- hijos , antes de que fueran a dormir. Sigue leyendo “La vida es un cuento de hadas”

Diarios esporádicos

El primer diario que conocí, al menos de oídas, fue el de Daniela. Nunca ví la novela porque mamá no me dejaba ver novelas infantiles, pero mis amiguitas del kindergarten hablaban a veces de ella y la canción sonaba por  todos lados. En la primaria recuerdo haber leído algunos libros sobre diarios de personajes ficticios o personas anónimas que consumían drogas. Pero mi incursión en la escritura de diarios no fue exitosa. Sigue leyendo “Diarios esporádicos”